Acudir a una terapia de parejas en Valencia no es sinónimo de que exista una crisis o de que la relación haya llegado a un punto de no retorno. Pero sí es cierto que las relaciones cambian constantemente y que con quererse no siempre es suficiente. Los problemas y conflictos, si bien son completamente normales, también pueden desgastar mucho una relación.

Por eso es tan importante que no esperes hasta el último momento antes de pedir ayuda a los profesionales y acudir a una terapia de parejas en Valencia. Especialmente cuando hay hijos de por medio e independientemente de si tienes por objetivo arreglar las diferencias con tu pareja o terminar la relación en términos amistosos.

Los hijos en común suponen una de las motivaciones principales y más habituales por las que puedes mantenerte en una relación conflictiva, poco saludable o que no te hace completamente feliz. Pero lo que tal vez no sepas es que los niños, al igual que tú, son capaces de percibir la tensión en el ambiente y aprenden del ejemplo que les damos los adultos en lugar de las lecciones habladas que intentamos transmitirles. Además, y en el peor de los casos, los hijos pueden ser testigos de discusiones acaloradas o situaciones puntuales violentas que llegan a dejar secuelas en la vida adulta de los niños.

Según varios estudios, los hijos de padres que discuten con frecuencia presentan una mayor predisposición a padecer diferentes trastornos psicológicos. Asimismo, interiorizan que las discusiones y los gritos son el método más eficaz a la hora de resolver conflictos y tienden a establecer relaciones tóxicas.

Como hemos mencionado, los conflictos en pareja son naturales, pero es imprescindible que estos se resuelvan de forma saludable tanto si hay o no hijos de por medio. Y en Centro de Psicología Amparo Galán Pellicer te ofrecemos el espacio y las herramientas para fortalecer tu relación de pareja.